Club Campestre

Se encuentra ubicado en Conocoto. Un lugar donde puede practicar toda clase de deporte, utilizar piscinas, sauna, turco, hidromasaje y jacuzzi. En el Club Campestre puede disfrutar de gratos momentos de esparcimiento.
Ver galería

 

El Autobeneficio

Pensando en la familia del afiliado cotizante, ofrecemos un Autobeneficio que, en caso de fallecimiento o enfermedad, lo cubren en forma inmediata.
Leer Más

 

Casas comerciales

Preocupados en hacer gestiones que beneficien su economía, el Colegio tiene convenios con casas comerciales que proveen automóviles, medicamentos, viajes, educación, etc..
Más información

 

DÍA DEL MÉDICO (6)

DÍA DEL MÉDICO (6)

Dr. Guillermo Barragán, Presidente del Colegio

“El médico que no entiende de almas no entenderá cuerpos” Con esta cita del escritor José Norosky, el doctor Guillermo Barragán, Presidente del Colegio Médico de Pichincha, inició su discurso de homenaje a sus colegas que cumplieron 25 y 50 años de graduados. A continuación un extracto de su intervención.

Médico es quíen dedica su juventud al estudio y, a diario, encuentra espacio para mantenerse en constante actualización; sacrifica noches de descanso y tiempo en familia para ayudar a la comunidad.
Debe ser de carácter fuerte para responder correctamente a las exigencias y los problemas de su profesión, pero también debe ser sensible para comprender el miedo y la desesperación del enfermo.
Desde su primer día, el galeno entiende los riesgos que deberá asumir en el ejercicio de su carrera. Está consciente de que el mérito de su trabajo deberá compartirlo con Dios y que las adversidades deberá asumirlas solo.
Sabe que la satisfacción personal y la alegría que causa una buena atención ahogan todos los momentos tristes y malas noticias que ha tenido que comunicar.
Me permito tomar un minuto para recordar los múltiples desafíos que hemos enfrentado y superado en los últimos años, para defender nuestra profesión.
Por el caso omiso del Gobierno, en los años 2013 y 2014, con plantones y movilizaciones, frenamos un articulado punitivo en contra de los profesionales de la salud. Recurrimos al derecho a la resistencia, consagrado en la Constitución.
Tras tentativas fallidas de dividir al gremio médico, derogando la afiliación obligatoria, suspendiendo las recaudaciones mensuales en unidades de salud, ahora el MSP se ha propuesto la creación de organizaciones paralelas, para nuestra desestabilización.
Se aproxima la culminación del proyecto de Código orgánico de la salud, asumida por el MSP, que busca eliminar los artículos referentes a la responsabilidad compartida del galeno con las instituciones en las que labora, dejándolo en la indefensión.
Desde la aprobación del COIP, de acuerdo a datos de la Comisión de Justicia de la Asamblea, existen 57 demandas en período de indagación previa, en todo el país. Además, es preocupante el incremento de demandas civiles, por lesiones y daño moral, con pretensión de resarcimiento económico, con altas sumas de dinero. Por esta razón, estamos gestionando un seguro de responsabilidad profesional, por parte del CMP y FME, con primas bajas y mayores coberturas.
En los dos últimos meses, en las sabatinas se realizaron críticas infundadas a la actividad médica, poniendo en duda el honor, la dignidad y capacidad de los galenos.
En búsqueda de culpables, se iniciaron sumarios administrativos en contra de nuestros colegas, para pretender ocultar la ineficiencia de la administración. El Directorio del CMP respondió con una carta abierta, publicada en el diario El Comercio, en donde se pone en claro la responsabilidad de los administradores de las instituciones de salud y desvirtuando las acusaciones.
Es oportuno informar de la marcha que se realizará de manera conjunta con los trabajadores, el día 19 de marzo próximo. Solicitamos su apoyo y participación activa en esta cruzada, en contra de los atropellos que hemos recibido por parte del Gobierno.
El espíritu de justicia y rebeldía de Eugenio Espejo adoptémoslo para que, a cada uno de los profesionales de la salud en nuestro país, nos motive a luchar.

DÍA DEL MÉDICO (5)

DÍA DEL MÉDICO (5)

Veinticinco años

El doctor Alcy Torres Guerrero, a nombre de los médicos que cumplieron veinticinco años de graduados, se dirigió a los asistentes. Presentamos un resumen de su intervención.
En el vertiginoso transcurrir del tiempo, alejados ya de las aulas universitarias, atesorando en lo más íntimo de nuestros corazones las ilusiones, esperanzas, metas trazadas -un tanto inciertas- apenas sí vislumbrábamos el camino por recorrer.

Atrás quedaron ya aquellos momentos de un trabajo de anatomía, con el doctor Veloz; la voz apasionada del doctor Samaniego; el talento del doctor Luna-Yépez o el profesionalismo del doctor Guarderas, que nos enseñaron ética de trabajo y amor por lo que hoy hacemos. Desde una perspectiva humanista, cómo olvidar las formas del doctor Pepe Carrión, la sonrisa y sencillez del doctor Enrique Buendía o la precisión del doctor Sempértegui. Con ellos aprendimos a entender la ciencia al servicio del hombre y a disfrutar con orgullo la práctica de la medicina.

Nuestro paso por la universidad nos dio momentos de jolgorio cuando construimos amistades, nos asociamos detrás de unos ideales y encontramos amores que hicieron nuestros días de la universidad, inolvidables.

Mirémonos unos a otros y nos daremos cuenta que, aunque lucimos diferentes, seguimos siendo los aliados de siempre, la temperatura del entusiasmo juvenil es la misma y, todos sin excepción, trabajamos por un mundo mejor.

Vano sería el orgullo si solo serviría para repasar los éxitos del pasado, si no tuviéramos el compromiso de seguir luchando con denuedo por el mañana. No sé si veinticinco años son muchos, porque han pasado muy rápido; lo que tenemos es premura por duplicar los esfuerzos para que, si en algún momento se interrumpe nuestro proyecto, nos vayamos sin reproche.

Llevamos la medicina en nuestro ADN, nuestro espíritu tiene impregnado el blasón de nuestra Casona: la Universidad Central del Ecuador, la más antigua, la primera, para nosotros la mejor.
Ha entregado prestigiosos galenos de nivel superlativo, maestros humanistas, investigadores, desde Eugenio Espejo y José Mejía Lequerica hasta aquellos a quienes debemos lo que somos.
Cómo olvidar a los Bustamante, Serrano, Ramos, Ochoa y, aquí presente y con humildad, el doctor Torres, mi padre. Sus vidas son el ejemplo, el reflejo, la inspiración, pero también el monitor de nuestros retos.

Hoy estamos aquí, queridos colegas, celebrando las “Bodas de Plata” de nuestra promoción. Es intensa la emoción que invade todo mi ser; en cada rostro veo a la amiga, al hermano entrañable, aquellos que luchando con denuedo han salido adelante, entregándose diariamente a la más noble de las causas: aliviar el dolor, aplacar el sufrimiento, devolver la esperanza y alegría a nuestros pacientes y sus familias; implícitamente, dando sentido a nuestras vidas.

Un reconocimiento especial para aquellos que se han convertido en maestros de la Central, de ustedes depende el prestigio de nuestra Alma Mater. A otros que han nutrido nuevas universidades; a nuestros colegas que viven en otras regiones del mundo; a aquellos que no pudieron venir.

Aquel camino inexplorado que desafiaba nuestras vidas, hace veinticinco años, hoy lo transitamos con madurez. Estoy seguro que los años que nos faltan por recorrer serán fructíferos y el galardón que atesoraremos en nuestras vidas, al ver que fuimos capaces de cumplir con nuestros padres, nuestras esposas e hijos, con la sociedad. Que hicimos la diferencia, que cambiamos la realidad, que mantenemos una actitud revolucionaria ante la injusticia y que ofrecemos todo por la vida de cada paciente.

Santiago Ramón y Cajal, español, premio Nobel de medicina en 1906, dijo: “Lo esencial es acrecentar el patrimonio científico adquirido y mantener el hábito del trabajo” Solo así sabremos que no hemos vivido en vano. Sigamos luchando, no hay tiempo para quejarse.
La fortuna solo sigue a la bravura y todos nosotros hemos probado, ya, que somos valientes.

 

DÍA DEL MÉDICO (4)

DÍA DEL MÉDICO (4)

Cincuenta años

En representación de los médicos que cumplieron cincuenta años de graduados, tomó la palabra el doctor Eduardo Pazmiño Guerrón. Presentamos una síntesis de su intervención.

Agradezco esta preciosa ocasión que se me brinda para rendir homenaje al grupo de compañeros de aulas universitarias y entrañables amigos aquí presentes y a quienes nos han precedido en el camino de la vida.
Fuimos formados por exigentes hombres de bien que nos enseñaron, en forma austera, el humanismo cristiano; a sufrir y compartir el sufrimiento y el dolor ajenos; a extender una mano amiga al que resbala y duda; a soportar con soberbia las incomprensiones, maledicencias y quemeimportismo de quienes, fingiendo ser salvadores de la patria, únicamente han sido corifeos de sus propios apetitos y miserias
Nuestro grupo se ha caracterizado por la unión y el compañerismo. Hemos tenido compañeros que han surgido en las letras, representaciones públicas, dirigentes gremiales. Tuvimos hermanos colombianos y un venezolano. Dos están presentes.
Después de entregar nuestra juventud y vida en beneficio de los demás, poco a poco nuestro tiempo de luces y éxitos ha ido pasando. Pero, aquí tenemos una pléyade de jóvenes que tomarán nuestra posta de servicio y grandeza de alma, sobre todo hoy que se avecinan duros días para la profesión, en parte, porque no hemos sido unidos.
Ya es hora de hacer sentir nuestra preparación, nuestro humanismo, nuestra dignidad y orgullo de clase para reivindicar nuestra prosapia y virtud de servicio.
Han transcurrido cincuenta años de vida profesional, de haber vivido tantas horas apasionadamente bellas, nobles, generosas, austeras, fascinantes, dolorosas o con lágrimas al pie de los pacientes.
Cuántas horas de trabajo y sinsabores, cuántas vigilias de lucha y estudio, desgranando hojas de los polvorientos archivos de la vida, deshojando margaritas o engarzando perlas en el eterno sinfín de nuestra historia.
Cuántas horas de júbilo y gozo por el éxito alcanzado, qué alegría por cada vida salvada en esta sacrificada entrega y renunciamiento a las comodidades y al descanso que, en otras circunstancias, hubiésemos deseado.
Hemos entregado a nuestra profesión de médicos cada pedazo de nosotros mismos, cada instante del día o de la noche, cada vez más y más, y nos hemos encontrado al siguiente día marchando por la misma senda.
No nos arrepentimos de haber consagrado nuestra vida profesional a servir a gentes de modestos recursos a las que hemos atendido con fe, dedicación y afecto; llevamos henchida el alma de su agradecimiento, aunque económicamente no hayamos surgido como se podría desear. En la vida no todo es asunto de dinero.
Hoy renovamos ante ustedes esa misma decisión y esa misma promesa de servicio, para los pocos días que nos faltan hasta recibir el llamado del Eterno Dueño. Lo importante es haber vivido con dignidad, honradez y eficiencia, cumpliendo a cabalidad la razón por la cual fuimos creados, con la satisfacción de haber trascendido, mientras esperamos el tren que nos llevará a nuestro destino, lleno de luz y de gloria.
A quienes nos han precedido en su viaje al más allá, esos diez compañeros, cuyo nombre está esculpido en nuestros corazones y en el de miles de pacientes a los que cuidaron y sirvieron, los recordamos con afecto y pedimos nos reciban, cuando tengamos que entregar la tea ardiente de nuestra vida de servicio y abnegación.
Demostremos que no somos metalizados, ni inhumanos, ni incapaces, ni una especial clase de asesinos y sádicos a quienes hay que castigar con saña. Demostremos el humanismo que nos caracteriza y que fue exigencia de nuestra capacitación profesional; convencidos de que somos élite intelectual, ejemplo de trabajo, de ética, de responsabilidad.
No somos dioses para no fallar. No permitamos que nadie, por encopetado o descabellado que sea, por prepotente, incapaz o supervalorado pueda vilipendiar sistemáticamente nuestra misión, únicamente porque tiene una radio o televisora a su servicio.

DÍA DEL MÉDICO (3)

DÍA DEL MÉDICO (3)

MÉDICOS DEL AÑO

En representación de los Médicos del Año homenajeados, tomó la palabra el doctor Alberto Narváez. Presentamos una síntesis de su alocución.

El Colegio Médico de Pichincha instauró desde su fundación la asamblea provincial por el día del médico. Uno de sus actos es la exaltación a los médicos y médicas del año, destacados por sus actividades científicas, culturales, de trabajo comunitario y por actividad gremial. En este año se ha creado un nuevo homenaje a la mujer médica.
Mi madre, que murió el 30 de diciembre del año pasado, le dijo a mi amigo médico Patricio Hidalgo que yo dedico mi vida al gremio, a la política, pero que nadie me agradecerá o me defenderá sí voy preso o me matan. He dedicado al gremio muchas horas de trabajo voluntario (10 a 20 horas de semana por cerca de siete años) no para recibir gratitud o para ser reconocido; lo hice porque es parte de mi misión de vida, de mi postura ética y mi pasión.
Continúo mi trabajo para el gremio porque, después de muchos años de laborar como salubrista en el Ministerio de Salud Pública, coseche más decepciones que éxitos; lo que me llevó a comprender que el mejor escenario para aplicar mis conocimientos y cumplir mis objetivos de vida era en el gremio
Algunos amigos, hoy ex simpatizantes del gobierno, me increpaban diciendo “¡Por qué defiendes a los médicos mercantilistas, irresponsables y pelucones!” Les he respondido que luchar por seguridad jurídica, por una jornada laboral justa y por condiciones de trabajo dignas es, a la vez, luchar por mejorar la calidad de los servicios de salud y por lo tanto por el derecho a la salud de los ecuatorianos.
Estoy seguro que estos objetivos y sueños que me motivan en el trabajo gremial, son los mismos que han impulsado al Dr. Serpa, a la Dra. Mosquera y a la Dra. Vallejo, al Dr. Asdrúbal de la Torre y al Dr. Antonio Velasco (Toño) a entregar tiempo a sus pasiones, ideales y obligaciones.
Es necesario puntualizar que a través de este reconocimiento, se reconoce también al conjunto de médicos que día a día ponen sus conocimientos, su arte y pasión en estos ámbitos.
En el caso del nuevo premio “Matilde Hidalgo de Prócel” a la mujer médica, se reivindica a las médicas que han luchado, junto con los hombres, por nuestros derechos laborales y humanos, pero que también han luchado y siguen luchando por los derechos civiles de las mujeres, la igualdad y la dignidad.
En el premio a méritos académicos, se reconoce a todos los médicos que, como el Dr. Frans Serpa, aplican el arte y la ciencia para salvar vidas de sus pacientes.
También se está reconociendo la actividad periodística y artística de los doctores. Asdrúbal de la Torre y Antonio Velasco por su contribución a la lucha gremial utilizando su talento de periodistas y artistas.
En mi caso personal, al reconocerme como médico del año por méritos gremiales, el colegio rinde un homenaje a los cientos de médicos que de diferentes maneras: colgando mandiles, escribiendo en la prensa y en las redes sociales, participando en marchas, asambleas o amenazando con renuncias masivas -entre otras formas de lucha- defendieron nuestra dignidad y nuestros derechos y permitieron derrotar a la maledicencia, la prepotencia y la arrogancia.
Gracias a la Ley de Federación estamos obligados no sólo defender los derechos laborales y humanos y velar por el derecho a la salud de los ecuatorianos, sino también a desplegar actividades de trabajo comunitario, desarrollo científico técnico, arte y cultura y deportes.
Creo que, quienes hemos estado al frente del gremio, no hemos respondido a la altura de las exigencias; tanto por nuestras propias limitaciones como también por la limitaciones de la estructura y prácticas gremiales. A pesar de haber evitado que el gremio desaparezca o se debilite, que era y es el objetivo del actual gobierno, conseguimos un importante avance en el ámbito político. Sin embargo, persiste una deuda en los ámbitos artístico, deportivo y comunitario.
En estos ocho últimos años nos tocó enfrentar un ataque sistemático a nuestra dignidad y nuestros derechos. Logramos, con paciencia y constancia, derrotar a los neo constitucionalistas y nos constituimos en el ejemplo del pueblo, de cómo luchar. Los trabajadores, campesinos y estudiantes, y nosotros los médicos/as, volvimos a las calles y el 19 de noviembre en la multitudinaria marcha de trabajadores, en la que participamos, se derrotó la política de miedo y desmovilización que el gobierno impuso a los ecuatorianos.
A pesar de estos avances, todavía estamos débiles y debemos enfrentar grandes amenazas a nuestra organización El gobierno ha decidido organizar la Red de Profesionales de la Salud para deslegitimar a nuestra organización e imponer nuevas cadenas.
Por estas razones hacemos un llamado a todos los médicos de la provincia y del país no solo a afiliarse o re afiliarse, sino a organizarse en sus lugares de trabajo, a constituir núcleos de activistas ligados al Colegio, a constituir consejos o asociaciones distritales y cantonales, pero también a organizar clubes de arte y de deportes, brigadas de trabajo comunitario y grupos de estudio. Estos mecanismos desarrollarán una amplia democracia directa, para que, nunca más, dirigentes negocien prebendas personales o de grupo, o nos traicionen.

SOLO SI ESTAMOS FÉRREAMENTE UNIDOS Y ORGANIZADOS PODREMOS RECUPERAR, RESTAURAR Y OBLIGAR A QUE SE RESPETEN NUESTROS DERECHOS Y NUESTRA DIGNIDAD

Celebración día del Médico

Celebración día del Médico

28 de febrero del 2015

Galería fotográfica en nuestra red social de facebook

DÍA DEL MÉDICO (2)

DÍA DEL MÉDICO (2)

Proclamación de médicos del año 2015

La proclamación de médicas y médicos del año 2015 le correspondió al doctor Iván Cevallos Miranda, primer vocal del Colegio Médico de Pichincha. Aquí su intervención:

El simbolismo que entraña esta sesión solemne en la que el Colegio Médico de Pichincha rinde homenaje a nuestros colegas, me coloca frente al privilegio de presentar ante esta distinguida concurrencia a aquellos que se han destacado a lo largo del año 2014 por sus ejecutorias, que constituyen verdaderos ejemplos de lo que somos como seres humanos investidos de la más noble profesión de entrega y sacrificio, la de MÉDICO.

PRODUCCIÓN CIENTÍFICA: DR. FRANS SERPA LARREA

PRODUCCIÓN CIENTÍFICA: DR. FRANS SERPA LARREA

Nuestra formación humanista nos convierte en actores privilegiados del ahora y del mañana de nuestra sociedad y muchos de los nuestros son verdaderos ejemplos que, en su momento, gestaron la historia y que a pesar de estar en el pasado la vigencia de su pensamiento es incuestionable. Así, cito a Cervantes que nos recuerda que “Es la historia la madre de la verdad, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo del pasado, ejemplo y aviso del presente, advertencia de lo porvenir” y quiero con esta reflexión referirme a quienes con sus acciones nos dejan el estímulo para forjar el presente y seguir en la búsqueda de la verdad para la construcción del mañana.
Si bien nuestra profesión en sí misma es un arte, la base de la medicina es y será la ciencia y por esta razón es que el premio “Doctor Eugenio Espejo” será entregado al destacado cirujano ecuatoriano Frans Serpa Larrea, pionero del trasplante hepático exitoso en el país, hito que evidencia que no necesitamos importar mano de obra a destajo para poner a la salud ecuatoriana en la ruta del desarrollo técnico y científico.

ACTIVIDAD GREMIAL: DR. ALBERTO NARVÁEZ OLALLA

ACTIVIDAD GREMIAL: DR. ALBERTO NARVÁEZ OLALLA

A pesar de nuestra entrega a los más altos intereses de la comunidad, los médicos ecuatorianos enfrentamos un embate despiadado desde la vertiente política de la sociedad. Hemos sido agredidos en conjunto y también en lo individual, pero con los argumentos intelectuales propios de nuestro arte, no hemos declinado en la lucha por el respeto a la dignidad de la medicina ecuatoriana y constituye un deber moral el reconocer un liderazgo valiente para enfrentar a la hez atrabiliaria y soberbia, al hacer la entrega del premio a la actividad gremial “Doctor José Mejía Lequerica” a nuestro compañero doctor Alberto Narváez Olalla.

ARTE Y LITERATURA: DRS. ASDRÚBAL DE LA TORRE Y ANTONIO VELASCO

ARTE Y LITERATURA: DRS. ASDRÚBAL DE LA TORRE Y ANTONIO VELASCO

Jacinto Benavente homologaba la risa con la salud y la alegría, a la vez que consideraba que quienes hacen gala de la burla reflejan crueldad y amargura. Como no podía ser de otra manera, la lucha de quienes hacemos salud incluyó también la risa que surge espontánea cuando se aprecia la ironía y el ingenio para plasmar en una viñeta la realidad al desnudo. Más aún cuando el trazo va más allá del arte para sofocar en su propio veneno a los imbuidos de prepotencia. Arte, humor, inteligencia e ironía convergen en dos queridos y respetados colegas, Asdrúbal De la Torre y Antonio Velasco, quienes apoyaron desde su trinchera periodística la posición altiva de los médicos ecuatorianos. Para ellos, un justo reconocimiento a través del premio “Doctor Ricardo Paredes Romero” a la producción artística y literaria del médico.

Doctor Antonio Velasco

Doctor Antonio Velasco

.

 

 

 

 

 

MENCIÓN DE HONOR POR ERRADICACIÓN DE ONCOCERCOSIS EN ECUADOR: DR. ROBERTO PROAÑO SANTANA

MENCIÓN DE HONOR POR ERRADICACIÓN DE ONCOCERCOSIS EN ECUADOR: DR. ROBERTO PROAÑO SANTANA

Quienes hacen oficio adulterando la verdad han pretendido, por desgracia no con poco éxito, desdibujar nuestra imagen profesional frente a la sociedad, retratándonos como traficantes del dolor y ajenos a los padecimientos de las personas. Nada más falso y forjado. Sobran ejemplos de entrega desinteresada, aun a riesgo de la propia integridad y la vida, de médicos ecuatorianos que han hecho sus contribuciones que desbordan el ámbito nacional y que han superado las fronteras de nuestro Ecuador en múltiples campos como la endocrinología, la genética, la bioquímica, entre otras. Estas pobres personas, incapaces de reconocer el valor que tiene un médico para la sociedad, ignoran, por ejemplo, cómo la perseverancia y el desprendimiento lograron sanear a la población más pobre y postergada de una enfermedad terrible como la oncocercosis y cómo del padecimiento de una grave condición surgió el empeño por crear en esta patria –en la que la salud se debate entre la improvisación y la demagogia– una instancia para incursionar en el trasplante de órganos y tejidos. Por esto se torna indispensable reivindicar esta gesta de la medicina heroica para que, ojalá, los voceros de la ignominia intenten un preámbulo racional antes de opinar y asimilen el acicate que deviene de sus desafueros. Así, el Colegio Médico de Pichincha extenderá esta noche una mención de honor por tales demostraciones de probidad humana y profesional a nuestro apreciado colega doctor Roberto Proaño Santana.

MÉDICAS DESTACADAS: DRS. OLGA VALLEJO Y PILAR MOSQUERA

MÉDICAS DESTACADAS: DRS. OLGA VALLEJO Y PILAR MOSQUERA

Doctora Olguita Vallejo.
Jamás puede siquiera pretenderse una separación entre sensibilidad social y ejercicio de la medicina. Sobran, como decía hace un momento, los ejemplos sobre la materia pues brilla con luz propia la solidaridad del médico ecuatoriano, especialmente con el más necesitado. Con seguridad, por muchas razones no descifradas aún en los vericuetos de la biología molecular o en el secreto todavía no develado por las hélices del ADN, son las médicas ecuatorianas las que resumen en su diario vivir la compasión que les es tan propia por su naturaleza, la inteligencia para conciliar sus múltiples tareas y la fortaleza para lograr las metas que se proponen, construyendo así un testimonio inocultable de ciencia y humanidad. A partir de estas consideraciones, el Directorio del Colegio Médico de Pichincha decidió en este año dejar constancia del reconocimiento a la mujer ecuatoriana, dignamente representada por nuestras colegas médicas, con la creación del premio “Doctora Matilde Hidalgo Navarro de Prócel”, destinado a las profesionales médicas que hayan tenido una actuación destacada en cualquier campo que demuestre su perseverancia para trascender más allá de lo que resulta común en nuestras diarias tareas. Inauguramos este reconocimiento en la persona de dos queridas colegas: la doctora Olguita Vallejo Recalde, por su permanente presencia y vigor en la lucha gremial y la doctora Pilar Mosquera Chávez por su producción intelectual y de manera especial, por su entrega voluntaria al apoyo de personas afectadas por el cáncer

Doctora Pilar Mosquera

Doctora Pilar Mosquera

¿Cómo no sentirnos orgullosos de pertenecer a un conjunto gremial en el que sus miembros se destacan a la vez que se mantienen lejos de la fatuidad que, en contraste, la experimentan otros que se han convertido en nuestros detractores gratuitos? Pues sí, confieso que me enorgullece ser parte de este Colegio, contar entre mis colegas con personas tan valiosas como las que hoy reciben este homenaje y sobre todo, saber que cada día renovamos nuestro compromiso de entrega profesional sin descuidar la construcción de ese mañana, que será sólido sólo si nos encuentra unidos tanto en los momentos en que confraternizamos, cuanto en aquellos que siniestros intereses nos colocan en el camino para debilitarnos, sin percatarse de que estamos hechos del barro de Espejo y que cada agravio lo convertimos en una oportunidad para demostrar nuestro espíritu férreo.
Espero, señor Presidente, haber cumplido a cabalidad con su encargo, concluyó el doctor Cevallos.

 

Celebración DÍA DEL MÉDICO (1)

Celebración DÍA DEL MÉDICO (1)

El pasado sábado 28 de febrero, a las 20h00, el salón Shyris del Hotel Colón lucía totalmente lleno. Los emotivos encuentros, muchos de ellos distantes en el tiempo, dieron paso a la sesión solemne, organizada por el Colegio Médico de Pichincha, para festejar el Día del Médico Ecuatoriano.

...

...

Presidido por la Mesa Directiva, el acto se inició con el Himno Nacional, coreado por los asistentes.

 

....

....

 

 

La bienvenida estuvo a cargo del doctor José Eras, Vicepresidente del Colegio Médico de Pichincha. En su intervención, el doctor Eras recordó que fue el gremio médico el primero que levantó su voz de protesta por la propuesta punitiva del COIP. Así, se obtuvo la interpretación de un inciso del art. 146, por parte de la Corte Nacional de Justicia.
Ahora, el Código Orgánico de Salud está próximo a ser aprobado por la Asamblea Nacional y, como en la ocasión anterior, no son atendidas nuestras propuestas, expresó.
Por eso, hizo un llamado para que los profesionales de la salud, en general, estén atentos para evitar cualquier tipo de atropello.
En este ocasión vamos a compartir un tiempo de compañerismo, para recordar tiempos pasados y estamos muy gustosos que lo hagamos con algarabía, concluyó.

 

 

 

 

 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Gente en la conversación

  • Invitado - Dr. Roberto García

    Una felicitación a todos los doctores, científicos y personas que hacen posible el acceso al conocimiento científico. Viva el acceso abierto a la información.
    Saludos desde México

    Me gusta 0 URL corta:
  • Invitado - Teresita Gonzalez

    muy bien la pagina

    Me gusta 0 URL corta:
  • Invitado - Teresita Gonzalez

    excelente

    Me gusta 0 URL corta:

Boletín de Noticias

Nuevo!! Ofertas de Empleo

Ofertas de Empleo

Se solicita Médico General con título de tercer nivel para trabajar en la administración central del SECAP en Quito

Aquí usted encontrará las oferta de empleo llegadas a nuestras oficinas

¿Por qué afiliarse al Colegio?

El Colegio es el gremio que defiende la dignidad, los derechos e intereses de los médicos de la provincia de Pichincha. Se constituye en protector de sus agremiados ante situaciones adversas que se presentan en el ejercicio profesional.
Atentos a la necesidad de una permanente actualización académica de los afiliados, ofrecemos capacitación continua, acceso a herramientas prácticas, bibliotecas y plataformas virtuales, útiles para la formación y actualización en su ejercicio profesional.
El Colegio se preocupa de hacer acuerdos que beneficien nuestra economía. Tiene convenios con casas comerciales que ofrecen descuentos en adquisición de productos varios, entre los cuales están automóviles, medicamentos, viajes, educación, etc.
Preocupados de la recreación física, ofrecemos las instalaciones del Club Campestre, en Conocoto. Allí se puede practicar toda clase de deportes en sus canchas, juegos de salón, ejercicios, disfrutar de piscinas para adultos y niños, sauna, turco, hidromasaje y jacuzzi. Además se puede preparar asados y disfrutar de gratos momentos de esparcimiento y pasear por sus extensos espacios verdes.
Pensando en la familia del afiliado, ofrecemos un Autobeneficio que, en caso de fallecimiento o enfermedad, lo cubre en forma inmediata.
Facilidades para la afiliación:
Hemos hecho convenios con diferentes instituciones del sistema financiero Nacional como el Banco Pichincha, Produbanco/Promérica y Dinners Club para que en forma voluntaria ustedes autoricen el débito mensual de 12 dólares y en las dependencias públicas autoricen en forma voluntaria el descuento a través de roles cuyos listados sean remitidos a las oficinas del Colegio. También se podrá continuar cancelando las cuotas mensuales directamente en nuestras oficinas o a su vez con el propósito de facilitar dichos pagos pueden solicitar vía telefónica o correo electrónico un gestor de recaudaciones a su domicilio o lugar de trabajo.

Hinari

Ingresar

Autoevaluaciones

Ingresar

Revista online

Revisar